María casi se mata en su entrada