Rubén, un Napoleón para enmarcar