Adrián, un Velázquez con cuadro y todo