Irene López Asor: “Estamos hablando de una sustancia que te convierte en una marioneta en manos de quién te la ha echado”