Laura, ¿un demonio disfrazado de ángel?