Cristian, un pretendiente ejemplar