Amador intenta dar esquinazo a los estilistas