Zulema, una Carmen con plataformas