La abuela de Adrián, toda una artista