Gavilán y Abraham, en la silla caliente