Zurita, la versión choni de Steisy