Anais ofrece una silla a Agustín