Steisy y Christian, en la cabaña del amor