Manu y Aitziber, un desayuno y un adiós