Labrador tiene muy claro que no quiere seguir conociendo a Aroa