Labrador no puede soltar a María José