Yaiza, una "tía dura"