Labrador hace 'limpieza' en su trono