Adrián se iba a ir, pero… ¡Se queda!