Agustín: “Me tiré hasta las dos de la mañana ensartando macarrones”