Patri, a Alberto: “Yo he venido aquí a conocer a un hombre de verdad y no a un niñato”