Los calzoncillos y los pantalones caídos de Dosel no completan el reto del vaquero