Marina y su gracia dibujan una sonrisa en la cara de Lukas