Paola, de rodillas ante Julen