Alba y Toño, sin cámaras