Pablo, el pretendiente que se quedó en blanco y olvidó en nombre de su perro