Los nervios le juegan una mala pasada a Labrador el día de su final