Víctor y Aleksandra protagonizan la primera cita sin cámaras del verano pero con mirones