Melani, un reto caribeño y un beso robado