Y el infiltrado de Claire es… ¡Dylan!