Aida se marcha en un abrir y cerrar de ojos