Jonathan llora de emoción haciendo su reto