Leo y su disfraz de Pinocho, a la calle