Nagore, a la pata coja... y con ¡taconazos!