Las curvas de Fiama "marean" a Lukas