Labrador, muy enfadado: “Ahora no he perdonado a nadie”