Labrador, sobre Jenny: “Que se quede en su trono y a mí que me deje en paz”