Labrador, más enfadado que nunca