A Hugo le encantan hasta los gallos de Ainhoa cantando para él