Carlos, novato pero sorprendente