Ana, sobre Labrador: “Mi vida no puede depender de otra persona”