Ana, a Labrador: “No aguanto más esto, no puedo seguir aquí”