Ander, todo un señorito