Mel, a Labrador: “Tienes una educación que no va conmigo”