Labrador, a Thais: “Cálmate y no sigas”