A Alejandro le ha costado mucho ponerse el mono azul de Alba