Labrador puede estar orgulloso de su doble