Tras una noche de fiesta, Alba se presentó en casa de Julen a las cinco de la mañana