Fran Jesús y la declaración más animal