Jenny, a Labrador: “Creo que no valgo para estar aquí pretendiéndote”